Bolivia y México trabajan en 60 compromisos: Embajador José Crespo

FOTO: José Crespo, embajador de Bolivia / Foto de Manuel Venegas
FOTO: José Crespo, embajador de Bolivia / Foto de Manuel Venegas

 

Sofía Salinas.

 

“Tuve la suerte de haber visto el gobierno de Peña Nieto y ver este otro gobierno; ese ya es un privilegio estando en un país tan importante como México”, comentó José Crespo, Embajador de Bolivia en México.

 

En una entrevista exclusiva, el diplomático nos platicó detalles de la relación bilateral y de los cerca de “60 compromisos que se establecieron en la última reunión, hace pocas semanas en La Paz, con la visita oficial del vicecanciller Maximiliano Reyes”.

 

¿Cuánto tiempo tiene usted en México?

 

Tengo 2 años y medio acá, después de haber presentado cartas credenciales.

 

Yo tuve la suerte de haber visto el gobierno de Peña Nieto y ver este otro gobierno, ese ya es un privilegio estando en un país tan importante como México.

 

¿Cómo es la relación bilateral?

 

El canciller Ebrard, recién nombrado, al primer canciller que recibe en visita oficial es al canciller de Bolivia, la primera reunión bilateral de trabajo que hace este gobierno en otro escenario que no sea México, es en Bolivia.

 

El vicecanciller Maximiliano Reyes estuvo en visita oficial para mirar el avance, evaluación de medio término, del mecanismo de relación bilateral con Bolivia.

 

Hay una Comisión Bilateral permanente que es la reunión de vicecancilleres de Bolivia y de México, y ellos establecen una agenda de trabajo donde están todas las acciones en el ámbito comercial, político, económico, de cooperación, cultural, etcétera.

 

Esa relación bilateral debe ir controlándose porque en realidad no son discursos, son acciones las que se establecen, “Bolivia hará esto”, “México hará esto” o “juntos haremos este otro”.

 

Son cerca de 60 compromisos que se establecieron en la última reunión y eso se ha evaluado recién, hace pocas semanas en La Paz, con la visita oficial del vicecanciller Maximiliano Reyes.

 

¿En qué actividades?

 

Primero mirar muy bien el tema comercial, eso es muy importante por la actitud de México, de mirar un poco más al sur.

Hay otras áreas, el área política que es el relacionamiento, el intercambio de buenas experiencias, la coordinación para trabajar conjuntamente en escenarios multilaterales.

 

El tema de migración fue muy importante en esta agenda, porque venía la reunión de naciones unidas sobre migraciones, reunión que, para el sur, no sólo de América Latina, sino del mundo entero, fue México quien llevó adelante nuestra representación.

 

Y luego el relacionamiento en experiencias, por ejemplo, pueblos indígenas, es una coincidencia muy fuerte entre México y nosotros. El intercambio cultural es muy importante, el fomento al turismo de ida y vuelta es una agenda, es toda la relación bilateral.

 

En la relación comercial, ¿qué resultados se han tenido?

 

Aquí es importante mencionar lo siguiente, cuando asume el gobierno de Morales, el primer país con el que se renegoció la relación bilateral económica fue con México, que tiene ya casi 10 años.

 

Y en el último tiempo, con más precisión hablar de los últimos 2 años, lo que ha ocurrido es que se han abierto algunos mercados, tanto en México como en Bolivia, de productos que antes no estaban presentes.

 

¿De qué productos?

 

En el caso de Bolivia, estamos exportándole quinua a México, ahora, recién después de muchos años, sabiendo que el origen de la quinua es boliviano, y que el mundo entero, incluso los hermanos mexicanos, conocen la quinua porque Bolivia hizo que en el año 2013 se declarara el año internacional de la quinua, la quinua era algo absolutamente desconocido.

 

La quinua es un grano, es primo hermano del amaranto y es el alimento más completo del mundo en este momento, en cuanto a sus propiedades alimenticias y un poco más que alimenticias.

 

¿Qué propiedades tiene la quinua?

 

Si usted come un pedazo de carne, tiene una cantidad de proteínas, y si usted come esa carne con quinua, la quinua no tiene sólo valor en sí misma, sino que potencia el poder alimenticio del alimento que usted está comiendo.

 

Por eso, Naciones Unidas comprendió la importancia de la quinua, que fue el aporte de nuestro gobierno a la seguridad alimentaria, así como en los siglos críticos de Europa les dimos la papa, ahora hay países que creen que la papa es su producto nacional originario, cosa que a mí me alegra, pero el origen es boliviano.

 

La quinua, este alimento tan importante, es muy chiquitito como el amaranto, este producto es el que, por ejemplo, los astronautas, los que tienen misiones largas, los alpinistas llevan, porque es muy chiquitito y tiene todos los nutrientes que necesita el cuerpo humano.

 

¿Quinua es lo que está comprando México?

 

Lo está comprando México. México ya importaba quinua boliviana, pero lo hacía por medio de Canadá. Canadá nos lo compraba a nosotros, les ponía el sello y lo vendía acá por los acuerdos comerciales, nosotros no teníamos esa posibilidad, pero hemos liberado la quinua.

 

Se ha liberado la leche en polvo, que está comprando México también de Bolivia, pese a que nosotros importamos algunos productos lácteos bolivianos, la leche en polvo misma, está entrando acá y estamos trabajando otros productos ahora.

No sé si usted sabía que México le compra minerales a Bolivia, entre ellos la plata. Muy poquitito, pero sí ocurre, agregó el Embajador José Crespo.

 

“El sésamo es otro grano muy importante, se consume mucho acá”, añadió José Crespo, Embajador de Bolivia en México, en la entrevista exclusiva que nos concedió.

 

Aquí la segunda parte.

 

Decía que hay productos en vías de entrar

 

Sí, el sésamo es otro grano muy importante, se consume mucho acá, estamos viendo otras posibilidades también.

El mercado boliviano está también muy abierto con mayor facilidad a la producción mexicana.

 

¿A qué productos?

 

Particularmente de automóviles, lo que produce masivamente México, línea blanca, refrigeradores, cocinas; televisores y demás productos electrónicos.

 

Bolivia exporta una octava parte de lo que nos exporta México, la balanza es muy desequilibrada, tiene que ver con la magnitud de los países, magnitud económica; para dar una idea, el PIB de México es 30 veces más grande que el PIB de Bolivia.

 

¿Cuántos habitantes tiene Bolivia?

 

Bolivia tiene 11 millones de habitantes, México 122, 123 depende del dato, si hacemos esa comparación, sí que es muy bonita, mire, en el PIB, México es 30 veces más grande, en población México es 12 veces más grande que Bolivia, en extensión, es un poquito menos que el doble, Bolivia tiene 1,100,000 km2, es un país mediano, de los medianos de América del sur. Medianos como Perú, Colombia, Venezuela, es de esa magnitud.

 

¿Cómo es su relación con los países de la región?

 

La región para nosotros es la que establece naciones unidas, América Latina y el Caribe, esa es nuestra región y esa región tiene una instancia multilateral de integración que se llama CELAC, eso es muy importante, es la Comunidad de Estados Latino Americanos y Caribeños, que se formó en México, en Quintana Roo, fue promotor México en el anterior régimen, un poco antes, incluso.

 

CELAC en este momento está siendo presidida por Bolivia, eso es muy importante, somos presidencia por tempore, y esperamos sinceramente que México sea la próxima presidencia por tempore de la CELAC porque es el más indicado para serlo en el momento.

 

¿En el caso de los recursos naturales de Bolivia?

 

Los minerales son el recurso histórico de Bolivia, nuestro recurso natural más importante no renovable, es el litio. Tenemos la reserva más grande del mundo, de litio, y ya hemos empezado a explotarlo, a producirlo, tiene que ver con energía.

 

Se ha hecho un acuerdo ya con Alemania para poner una planta de baterías, una planta masiva. Decir que es la más grande de América latina es obvio, porque no hay otra. Será el más importante.

 

En medio de los minerales y el litio, está instalado el tema de los hidrocarburos. Bolivia tiene una producción muy importante de gas natural, eso nos relaciona económicamente con Brasil y Argentina, que son nuestros principales mercados, también le exportamos a Paraguay y le estamos exportando a Perú.

 

Pero Bolivia ya no vive de la explotación de esos recursos naturales, eso es muy interesante. El PIB de Bolivia solo tiene entre minerales e hidrocarburos sumados, un 12% de esos productos, el resto es agropecuaria, servicios, etcétera.

 

Hemos logrado digamos, cambiar un poquito la matriz productiva en Bolivia y la dependencia que teníamos antes de nuestros productos de exportación.

 

Prácticamente vivíamos de la exportación, primero de plata, luego de estaño ya en el siglo XX y de hidrocarburos en el siglo XXI.

 

Ahora hemos diversificado todo eso y hemos empezado esto que creo que nos ha dado mucha economía, que es la industrialización.

 

En el caso del gas, una de las plantas más grandes está en Bolivia, se produce adicionalmente energía para la exportación, estamos abriendo este año la exportación de energía a la Argentina.

 

Vamos a hacerlo, esperamos, con Brasil. Hemos diversificado nuestra producción, hemos generado un modelo de desarrollo distinto que no depende de la exportación de recursos no renovables.

 

Tanto así que el crecimiento del país en los últimos 12, 13 años, tenemos un promedio que está por arriba del 5% anual, de PIB.

 

En turismo tenemos muchos lugares que visitar, varios medios han elegido, como el mayor destino de atracción turística 2019 el Salar de Uyuni.

 

¿A qué se deben estos cambios?

 

Tiene que ver con el modelo de desarrollo que hemos elegido, es un modelo que, a partir de la apropiación de los excedentes por exportación de recursos naturales, se ha reinvertido en Bolivia en industrialización y en darle a la gente más recursos, y cuando la gente tiene más recursos lo primero que se genera es la producción de alimentos, de ropa, o sea, genera una industria propia.

 

Por eso somos raritos, somos un país que gobierna un indígena de izquierda y que es el más exitoso, prácticamente que, de todos los demás países de América latina, en algunos casos si disputamos el mayor crecimiento con Panamá y República dominicana.

 

¿Ustedes pertenecen al Mercosur?

 

Somos país asociado del Mercosur, nos han aceptado el ingreso, la Argentina, Uruguay y Paraguay, nos falta el trámite en Brasil, porque para ser miembro pleno del Mercosur se necesita la aprobación no solo de los gobiernos, sino de los congresos.

Somos parte de ALADI, la penúltima reunión después de la que se hizo aquí en México, fue en Bolivia hace 2 años.

 

No somos parte de la Alianza del Pacífico porque es un proyecto distinto al que Bolivia ha ido generando en el Mercosur, en la comunidad andina, en Unasur, en su momento.

 

Pero la relación con México

 

La relación con México siempre fue una buena relación, incluso cuando yo llegué, que estaba un gobierno completamente distinto al nuestro, establecimos muy buenas relaciones, se abrieron a los nuevos productos de exportación boliviana.

 

Resolvimos en términos además de relaciones bilaterales, aspectos muy importantes, por ejemplo, México aceptó que se inicie la negociación de la exención de la visa, es decir evitar la visa y el no necesitar los bolivianos visa para llegar a México.

 

Ya está firmado el convenio, se inició la negociación con el anterior gobierno, se ha concluido con este, Maximiliano Reyes ha llevado el documento del acuerdo firmado, es una negociación de tiempo, pero es algo muy bueno.

 

¿Cuántas personas de Bolivia tenemos en México?

 

Somos una población muy chiquitita, 4 mil bolivianos. Pero con 3 orígenes distintos, unos muy mayorcitos ya, que son los bolivianos que salieron por las dictaduras y que México tuvo la caridad de recibirlos; el segundo origen fue la migración que expulsó la pobreza del neoliberalismo y el tercero, es por la calidad académica que tiene México, vienen muchos estudiantes por las universidades que tiene México, particularmente médicos.

 

Estamos muy agradecidos con México, creo que todos deberíamos estar agradecidos con México. Estuvimos alejados, pero con Videgaray, y ahora, con este discurso más claro de López Obrador, nuestro acercamiento en América Latina se vuelve algo absolutamente normal.

 

Los Embajadores de América Latina y el Caribe siempre fuimos muy unidos, todos sentimos la buena vibra que tuvo el cierre del gobierno anterior y la buena vibra del nuevo gobierno. Nunca decimos tú eres de izquierda o eres de derecha, todos somos latinoamericanos.

 

Ha cambiado mucho Bolivia

 

Sí, ha cambiado, ha mejorado mucho. Lo que tenemos que hacer es vernos a nosotros mimos, y colaborar con los países de la región, concluyó el Embajador José Crespo.

 

 

@Sofíasi2010