“Apretarse el cinturón y ser digitales” recomienda Germán González, CANIRAC

 

Por Sofía Salinas

 

Germán González Bernal, vicePresidente de Cadenas de la CANIRAC, compartió su experiencia y la del sector restaurantero en esta pandemia, al participar como invitado en el Café empresarial NAFIN “Experiencias que nos ayudan a adaptarnos a una nueva realidad”.

 

En la mesa de trabajo en línea, organizada por Nacional Financiera y moderada por Enrique Ponce de León Grajales, miembro del Comité de Evaluación del Premio Nacional de Exportación, de la Secretaría de Economía, González Bernal narró el impacto de la pandemia y del confinamiento, entre los integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados.

 

El evento en línea comenzó con una pregunta de Enrique Ponce de León:

 

¿Cómo venía comportándose el sector restaurantero antes de la declaración de la pandemia?

 

“El sector restaurantero venía con mucho dinamismo, respondió González Bernal.

 

“Si ustedes lo han vivido y se fijan, hay una cantidad de restaurantes y negocios de comida nuevos, cada año, tras año, tras año.

“Es una de estas industrias que tiene la facilidad de que lo puedes abrir con una cantidad pequeña de capital, o puedes hacer un restaurante también majestuoso y quizás en grandes inversiones, pero a lo que voy es que, es un negocio muy vivo, en donde mucha gente entra con una buena idea y muchas pasiones y se puede hacer una forma de vivir.

 

“La industria venía muy bien, veníamos creciendo casi al doble de lo que venía creciendo el PIB nacional y esto fue durante los últimos 10 años.

 

“A partir de 2019 bajó un poco el ritmo, pero seguía creciendo muy por encima del Producto Interno Bruto, nacional.

 

“Antes de la pandemia veníamos bien, teníamos vigor y mucho dinamismo, crecimiento, el sector financiero estaba interesado y prestando y apoyando, había nuevas iniciativas.

 

“La parte de servicio a domicilio empezó a crecer, empezó a tomar ritmo, la gente comenzó a sentirse más cómoda con estas plataformas, con estos nuevos servicios y había muchísimas propuestas.

 

“De hecho, la Ciudad de México, como Monterrey, Guadalajara, ya son capitales gastronómicas, pueden encontrar cualquier tipo de comida que perfectamente pueden competir con cualquier ciudad del mundo.

 

“Y veías los centros comerciales, normalmente iban acompañados de una propuesta de restaurantes, que las calles, o sea, había un dinamismo que daba mucho entusiasmo, que daba alegría”.

 

“Además, reconocido mundialmente, tenemos varias de nuestras cocinas reconocidas como patrimonio de la humanidad”, intervino Ponce de León.

 

“Sí, la gastronomía mexicana fue declarada por la UNESCO, patrimonio de la humanidad, y ya tiene bastantes años, detalló González Bernal.

 

“Y mundialmente se ha reconocido esa calidad y gran potencia de la cocina mexicana como de las 3, 4 más importantes del mundo.

 

“De hecho, no hay un solo lugar en el mundo que no tenga un buen restaurante mexicano.

 

“En México cada lugar te sorprende, ya sea Sinaloa, Yucatán, las Californias, Oaxaca, de Aguascalientes, Michoacán, el centro del país, donde te pares son cocinas que tienen muchísimos ingredientes, que tienen muchísimo sabor y tradición, historia”.

 

“Cuando se hace evidente la pandemia, ¿cómo reaccionaron los establecimientos?”, preguntó Ponce de León

“Yo creo que ha sido muy parecida a todos los empresarios, respondió González Bernal, de parálisis.

 

“Miedo era el primer sentimiento, de qué va a pasar, la incertidumbre, no sabes si vas a poder abrir, qué va a pasar con la sociedad y cuánto tiempo.

 

“De alguna manera, don Enrique, seguimos viviendo esta misma situación, todavía no hay mucha claridad, se empiezan a ver algunas indicaciones de cuándo vamos a abrir, pero el primer sentimiento es y ¿ahora qué hago?, ¿cómo lo voy a manejar? y ¿cómo voy a salir adelante?

 

“Me encanta la frase de Manuel Kant, ‘se mide la inteligencia de un individuo por la cantidad de incertidumbre que puedes soportar’, justo estamos en esa situación, cuánta incertidumbre, ¿qué va a pasar? ¿vamos a regresar? ¿no me voy a enfermar? Y ¿la gente que trabaja conmigo no se va a enfermar?, ¿mis clientes van a tener confianza? Y mientras tanto, ¿cómo sobrevivo?, ¿cómo me acerco de recursos?, para estos que ya son 60, 70 días que llevamos cerrados”, enfatizó González.

 

Al legar casi al final de la mesa de trabajo, y luego de la intervención de Alberto Adib Carrera, representante de Nafin en Ciudad de México, quien habló del programa Impulso estados, Enrique Ponce de León preguntó a González Bernal:

 

¿Si tienes algunas recomendaciones que nos puedas dar?

 

“La primera es vigilar el flujo de caja”, respondió González Bernal.

 

“Pilotear una empresa sin un flujo de caja es casi imposible, entonces, en lo que tenemos que estar muy claros es, qué es lo que tenemos, cuáles son los ingresos que podemos proyectar y cuáles son los gastos que podemos parar.

 

“Si no tenemos muy claro cuáles son nuestras entradas y cuáles son nuestras salidas, proyectadas con una visibilidad de los próximos 3, 4 meses, va a ser muy difícil que manejemos el negocio y vamos a tener muchas sorpresas.

 

“Entonces, lo primero es, el flujo de caja, apretarse el cinturón, ser muy disciplinado.

 

“La segunda recomendación es irse a las redes digitales, hay que transformarse, justo lo que hablábamos, tienes que estar en la parte digital, los negocios lo necesitan, o sea, esto llegó para quedarse.

 

“Vamos a ver una transformación dramática, en las crisis lo que sucede es que las tendencias se aceleran, se hacen más rápido, entonces vamos a ver que esta tendencia que empezaba, de comprar en línea cosas, y en específico para la comida, la vamos a ver que crece.

 

“Esto es, lo segundo, tenemos que ser digitales”, añadió González.

 

Y luego de otros tips de Germán González Bernal, finalmente la plática dejó muy complacidos a los empresarios asistentes, quienes agradecieron sus palabras realistas, y a la vez, muy motivantes.

 

 

@Sofiasi2010